tampografia

La tampografía, un proceso que permite grabar en todo tipo de superficies

La tampografía, en inglés pad printing, consiste en una placa metálica o plástica, que gracias a una emulsión fotosensible permite el grabado por un proceso químico, formando un huecograbado. Posteriormente, la placa se embadurna de tinta para que un tampón de silicona traslade la imagen que se quiere mostrar en la pieza.

Algo de Historia

Es una técnica relativamente nueva dentro del mundo de la impresión y como otras muchas no deja de ser una técnica complementaria a todas las ya existentes dentro este mundo de las artes gráficas.

Las finalidades de esta técnica son muchísimas ya que cuenta con la gran ventaja de que gracias al tampón de silicona la tinta puede amoldarse a todo tipo de superficies ya sean planas, curvas, esféricas, cóncavas, convexas,…

Pese a que las técnicas con tampón habían existido con anterioridad hasta el siglo XX la tampografía no se generalizó. Los primeros en establecer esta técnica fueron los relojeros en la Segunda Guerra Mundial, como toda innovación la técnica surgió para solventar un problema, que en este caso concernía a la industria relojera. Gracias a esta nueva técnica las carátulas de relojes dejaron de forma artesanal lo que conllevaba una disminución de los costes considerable.

Con el paso de los años la técnica fue sufriendo interesantes mejoras hasta llegar a la actualidad donde se ha convertido en una práctica habitual dentro del mundo de la impresión. Como decíamos antes, su valor diferencial frente al resto de técnicas es la versatilidad del tampón para adaptarse a todas las formas lo que permite plasmar la tinta en cualquier superficie o artículo, lo que se ha ido depurando con los años.

El proceso que sigue la técnica de la tampografía es muy sencillo. Cuenta con tres elementos esenciales como son: el tampón, el cliché y la tinta. Todos estos componentes nutren a este proceso de alguna característica o ventaja que dotan a este proceso de mucha flexibilidad en la impresión. Los pasos a seguir en este proceso son:

  • El grabado en el cliché que es impregnado. Depende de la máquina se realizará por una espátula o por medio del tintero cerrado. Durante este transcurso el tampón se mueve en la dirección de la placa o cliché.
  • Traspaso de la imagen: tras el primer paso una cuchilla una cuchilla recoge la tinta sobrante y el tampón baja sobre la imagen, para cogerla y transportarla hacia la pieza que queremos estampar o grabar.
  • La impresión sería el último de los pasos. En esta ocasión el tampón se derriba sobre la pieza a grabar y plasma la imagen sobre él.

Tras conocer el proceso conviene saber qué ventajas tiene frente a otros procesos que se puedan asemejar. Además de la versatilidad y adaptabilidad del tampón para imprimir en distintas superficies, esta no es la única venta de este proceso. Podemos destacar también:

  • La precisión es otro de los puntos fuertes de esta técnica ya que consigue plasmar una imagen idéntica al 100% respecto a la original.
  • La rapidez en el secado de la tinta es también de vital importancia ya que nos permite un ahorro del tiempo, siempre tan valioso.
  • Esta técnica también tiene un proceso muy veloz respecto al resto.
  • Bajos costes, ya que es un proceso rápido permite imprimir grandes cantidades en muy poco tiempo lo que se traduce en ahorro en los costes.

Publicidad

Está claro que el sector de la publicidad es uno de los grandes beneficiados con la técnica de la tampografía ya que ayuda en todas las impresiones del típico merchandising que utilizan las compañías en los eventos. Pese a que la publicidad puede ser el sector más favorecido hay otros ejemplos en los que también se puede utilizar este proceso:

  • Artilugios médicos (instrumentos quirúrgicos, …)
    • Implantables en el cuerpo (catéteres, lentes de contacto, …)
  • Diseños decorativos y gráficos de coches a escala
  • Televisiones y monitores de ordenador
  • Etiquetas de identificación y números de serie para diversas aplicaciones
  • Piezas de vehículos
  • Artículos publicitarios o merchandising:
    • Mecheros
    • Agendas
    • Llaveros
    • Bolas de golf
    • USB’s
    • Marcos de fotos
    • Bolígrafos

Un bolígrafo ideal a modo de ejemplo para aplicar esta técnica es este.

En definitiva, la tampografía es la técnica ideal para plasmar una imagen en cualquier artículo promocional, aunque como habéis podido ver también cuenta con otras utilidades.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *